miércoles, 28 de abril de 2010

Bibliotecas vs. notebooks



Futurología 1.0

Llegarán las notebooks a las escuelas secundarias y los bibliotecaros y docentes tendrán que dedicarse a otras cosas. Los libros dejarán de ser el soporte principal en que los alumnos aprenden. Y las bibliotecas acumularán polvo. Se le pagará a un bibliotecario por un cargo que ya no tendrá sentido. Toda la información se accederá por las netbooks de cada alumno. Incluso se podrían bajar de la red los libros que quisieran. Ya no harán falta los libros ni las bibliotecas. Despertemos a los bibliotecarios. El libro está entrando en extinción. Refugiémonos en las trincheras de nuestros estantes y luchemos para que en vez de notebook se entreguen más libros, porque lo que necesitan los alumnos no es que el alumno lea, sino que tenga libros y dejen de refugiarse en los oscuros meandros de las pantallas. ¿Qué hacemos los bibliotecarios que no nos estamos oponiendo a esta revolución digital? Vamos, convoquemos a los maestros para que se nos unan. Ellos van a ser más perjudicados que los bibliotecarios: ¿cómo van a armar sus clase si no van a tener más sus libros de textos que los orienten a la hora de dar clase?. Ahora los bibliotecarios y los docentes tendremos que sentarnos y empezar a meternos en Internet, mientras los libros quedarán arrumbados, cosas de museos, del pasado. ¿Encima quieran que trabaje más por el mismo sueldo?. Luchemos para que sigamos con la clase tradicional, con la tiza, el pizarrón  y el libro de texto. Juntos bibliotecarios y docentes en contra de las notebooks del gobierno. Y las TICs funera de las bibliotecas, sino para que vuelvan a donde les corresponde: los salones de informática.



Cambios 2.0

Parece que en nuestro país la idiosincracia se asienta en armar dicotomías y a partir de ahí posicionarse en alguna posición. Leyendo el post sobre las "Jornadas Internacionales de Educación" de la crónica de Ana Laura Rosaro en su blog Educación 2.0 no pude contenerme y me lancé indignado por no creer que a esta altura del partido haya visiones que se vislumbra una defensa del libro contra las computadoras.



Pareciera que muchos intelectuales empiezan su defensa del libro como si los soportes por sí mismos hicieran que un sistema cognitivo desaparezca. Lo que empieza a quedar en el polvo del recuerdo son las clases de como se aprendía 10 o 20 años atrás donde el acceso a la tecnología no tiene la llegada en la actualidad. El libro impreso era el soporte pedagógico por el cual rondaba (sigue rondnando) el curriculum escolar. El libro de texto orientaba (¿orienta?) la clase del docente.  La biblioteca, entonces, era el templo sagrado del conocimiento impreso. Llegar a los alumnos con más libros. La lecturas se asoció al libro. La escuela apoyada en la "biblioteca". La mejor formación se la llevarían los alumnos con una buena biblioteca en su escuela.


Pero el acceso a la información a través de los medios, y ahora a la tecnología ponen en crisis el modelo anterior. Y más si el anuncio del gobierno (la tendencia latinoamericana por ahora) de llenar las escuelas, por ende las aulas de netboks, o computadoras portátiles. Vaya horror.

Y pensar las "bibliotecas con fuentes de información en red" no alcanza si los alumnos no tienen la posibilidad de acceder a la cultura digital que no es solamente la información lo que se juega en el cambio paradigmático que presenciamos, sino que a través de las TICs se puede potenciar la posibilidad de aprendizaje colaborativo y construcción del conocimiento de los individuos. Y las bibliotecas y los bibliotecarios tendremos un rol destacado que jugar en los procesos de múltiples alfabetizaciones en relación con el conocimiento, no solamente para trabajar con los alumnos, sino también con los docentes.

Mi propuesta es trabajar para que las notebooks y las bibliotecas sean un conjunto de recursos híbridos, donde el protagonista sea el conocimiento, ni el libro, ni la información, ni la tecnología por si solos.

sábado, 24 de abril de 2010

Debate áulico 2.0: estar o no estar en las redes sociales

Estos días ajetreados en mi vida me han llevado a reflexionar sobre la utilidad de estar o no en las redes sociales. Con mis alumnos de tercer año de Relaciones Públicas en la clase del jueves a lo noche las discusiones acaloradas se han manifestado en varias líneas:


- la concientización que los que trabajamos con la comunicación y la información no podemos dejar de estar en las redes sociales. Por ejemplo, facebook.

- la búsqueda del equilibrio entre nuestra vida personal y profesional.

- el desarrollo de habilidades de los profesionales de la comunicación adecuada para utilizar las redes sociales es imprescindible.


La clase va tomando cada vez más color. Dejar de pensar que ya no somos los mismos que hace años atrás cuando la tecnología digital recién se estaba expandiendo y ahora cómo cada vez más personas adultas tienen un perfil en facebook, a los que estamos en el mundo comunicacional nos hace reflexionar sobre un fenómeno que no podemos dejar de lado. Un relacionista público (yo diría cualquier profesional) ya no se puede quedar solamente con el cara a cara.

En la clase los alumnos se llegaron a preguntar si nosotros somos nuestras redes y cuánto las redes nos modifican. También estamos pensando que vivimos en momentos de relaciones permanentes. Y nuestras conexiones con el mundo ya no son "limpias". La mediatización de la vida personal es una realidad que traspasa nuestra nostalgia por un mundo "desconectado".

Y en la clase nos seguíamos haciendo preguntas:
- ¿Es lo mismo estar que no estar en las redes sociales?
- ¿Qué influencia tiene las redes sociales en la vida de una persona?
- ¿Se puede estar en las redes sociales solamente dándole un uso profesional o "racional"?.
- ¿Cuántos más contactos tenga en mis redes más posibilidades de desarrollo personal o profesional tengo?.
- ¿Las personas cambian su forma de ser en las redes sociales? ¿Una persana en las redes sociales se puede mostrar de una manera y en su vida offline toma otras decisiones?.
- ¿Por qué Facebook es la red social que tiene más aceptación en Internet, por lo menos en base a las personas que nos rodean?.

Y vos, ¿qué pensás de este tema?

miércoles, 21 de abril de 2010

Recomendaciones BIBLIOTIC para alumnos-enseñantes 2.0

Este 2010 empiezo con un desafío importante en mi desarrollo profesional docente en bibliotecología. Arranqué como responsable de la materia en Tecnología de la Información y la Comunicación para el tercer y último año. Mi idea de arranque es comenzar el camino a través de la plataforma virtual Moodle del "Instituto Mignone"  hacia los caminos 2.0 para que los alumnos de bibliotecología construyan su identidad profesional en la cultura digital y sean líderes y protagonistas de proyectos digitales en las instituciones que les toque trabajar.

Esta es mi intención por lo menos de arranque, que después iremos a configurar con el correr de las clases, pero este es mi objetivo guía. Y profundizar en la gestión de información en la Web Social o la Web 2.0 es la plataforma de despegue para desarrollar las habilidades digitales para profesionales de la información.

Como primer acercamiento realicé una serie de "tips" para tener en cuenta en el desarrollo de la materia:

Reto para afrontar este último año en materia bibliotecnológica

Estamos en el último año de la carrera de bibliotecología y ya comenzado el siglo XXI. Las tecnologías de la información y la comunicación forman parte de la vida cotidiana de todos. Y ya que la información digital estalla a cada segundo, para cualquier bibliotecario hoy en día es primordial el uso de la tecnología. Somos profesionales de la información. Somos especialistas en su procesamiento, almacenamiento y difusión. Por lo tanto, es necesario desarrollar competencias digitales en esos tres sentidos.

Quiero comenzar con algunas ideas para que no pierdan el rumbo durante el año. Les dejo unas claves para afrontar el reto de la cultura digital durante la cursadad de la materia.

Amigarse de la tecnología (es más hasta diría convertirse en amantes de ella)
Uno de los fines de la materia es que ustedes se apropien de las tecnologías, que sean parte de su vida profesional y personal. Conviertan estas tecnoloías en parte de su mundo. Puesto que el enriquecimiento es permanente y a parte lo que aprendemos hoy va a quedar obsoleto...ayer.

No dejar de aprender nunca
Desarrollar competencias en aprendizaje permanente. Esto es un camino de ida. Todos los días aparecen nuevas aplicaciones en la web y es inagotable la web como cantera de recursos de todo tipo. No se olviden que los bibliotecarios debemos saber un poco de todo. El reto es aprender constantemente todos los días sobre lo digital y siempre pensando en...los usuarios.

Ser docentes y alumnos 2.0
Esta idea se conecta con la anterior. Nosotros como bibliotecarios más de una vez nos tocará realizar alfabetización digital. Es decir, que tendremos que ser docentes en esto de la tecnología. Nos puede tocar enseñar a un grupo de alumnos a manejar un procesador de textos o a cómo buscar información en internet de manera eficiente. E incluso a propios compañeros en la utilización de un software determinado. El rol de alfabetizador en estas tecnologías que nos permite la web social es un rasgo que los bibliotecarios debemos colocarnos como líderes. Por eso tampoco debemos dejar de aprender en la red. En Internet, los usuarios (algunos nativos digitales) son los propios profesores o maestros nuestros. El biliotecario como docente y alumno, en relación a la tecnología, es un rol que se van a complementar y nos defininirá en esta nueva era.

No olvidar que el centro de todos nuestras acciones es el usuario y no la tecnología
Quizás en esta materia nos volvamos un poco (demasiado a veces) tecnológicos y un poco informáticos. Pero lo importante no es la tecnología en sí, sino el uso y la aplicación que le podamos dar en las bibliotecas que nos puedan tocar trabajar. El fin de nuestra tarea como profesionales de la bibliotca es el usuario y todas las tecnologías deberían rondar alrededor de él.

Animarse a probar y curiosear: la experimentación y la creatividad como forma de trabajo profesional
Este es una de las ideas claves. Lo nuevo probarlo, tocar, explotarlo hasta las últimas consecuencias. Y después fijarse que utilidad le podemos dar a una herramienta. Sino me sale algo consulto en la propia Internet o a un amigo o conocido que tenga idea. Incluso se les puede ocurrir utilidades que exceden a lo visto en este curso. Vale, háganlo.

Entonces, cuando se reciban aparecerán desarrollos tecnológicos nuevos con aplicaciones impensadas para nosotros. Por eso, la última unidad, que será de índole virtual, les prepararé una serie de textos sobre tendencias tic en bibliotecología a medida que vaya apareciendo temas en la red: ereader, ebooks, formatos, realidad aumentada, web móvil y otras cuestiones que puedan estar saliendo en la web sobre tecnología de última generación aplicada a bibliotecas.


lunes, 5 de abril de 2010

Aprendizaje invisible y bibliotecas

http://multiplico.formacionycontrol.com/wp-content/uploads/2012/02/aprendizaje-invisible-portada.jpg


"Dedebemos potenciar las redes latinoamericanas, porque tenemos patrones culturales que nos facilitarían mucho emprender acciones colaborativas. América latina tiene una deuda brutal en este tema: la colaboración."

El autor de la cita anterior es Juan Cristóbal Cobo Romaní (coautor del archifamoso libro Planeta Web 2.0: medios fast food o inteligencia colectiva co-escrito con Hugo Pardo) y además, promotor del  "aprendizaje invisible", o sea del conocimiento implícito o tácito que se manifiesta a través del trabajo colaborativo y en conjunto con las TICs. 


En la cita, el autor plantea que el reto para los profesionales es potenciar las redes de comunidades de aprendizaje en Latinoamérica, y que los profesionales dejemos de trabajar en islas. Ya es hora que los bibliotecarios nos pongamos el mameluco y trabajemos en conjunto. A veces me da la sensación que por estos lados en el mundo de las bibliotecas nos movemos en forma aislada, individual, por lo menos por estos lados. 


A través de las redes sociales en la red tenemos la oportunidad de generar espacios de construcción del conocimiento colaborativo. Por ello, la propuesta de Juan Cristobal Cobo Romaní de promover encuentros de aprendizaje, y desde este punto de vista en el ámbito de la bibliotecología, es una idea que deberíamos tomar en serio y no quedar en los papeles. 


¿Podríamos los bibliotecarios, como dice Cobo Romaní, crear laboratorios de colaboración?. ¿De qué manera podemos construir conocimimiento colaborativo a través de las TICs en puntos tan distantes de latinoamérica?. Sugiero que la biblioteca y los bibliotecarios participemos activamente en la cultura de la colaboración y dejemos de pensar exclusivamente en términos de brindar acceso a la información. Llevar más allá de las paredes y los estantes de una biblioteca física, hacia la participación de los bibliotecarios en una cultura de "aprendizaje invisible" activa. Ya no bibliotecarios solamente como almacenadores de información, sino como agentes de gestión de redes sociales de conocimiento y aprendizaje. Como aquellos que son partícipes en la construcción del conocimiento en sus comunidades. Entonces, no podemos quedar afuera de las tendencias de aprendizaje que se están promoviendo en la actualidad.


Para ello debemos introducirnos en las premisas del aprendizaje invisible. Siempre teniendo en cuenta que las bibliotecas y las aulas tienen que transformarse en lugares de aprendizaje digital activo. A continuación les sugiero ver esta impresionante presentación del mismo Cristobal Cobo para que pensemos de qué manera nos introducirnos los bibliotecarios y las bibliotecas en el "aprendizaje invisible":




Me surgen varias cuestiones en relación al rol de la biblioteca como espacio de construcción del aprendizaje invisible:


- La biblioteca como potenciadora de la creatividad.
¿En qué medida los bibliotecarios y las bibliotecas le dan espacio al pensamiento divergente cuando el paradigma clásico de la biblioteca es el orden y la normatividad excesiva?. ¿Se le da lugar en la biblioteca a espacios de ocio, y el juego a través de las TICs?. ¿Por qué un libro se puede leer en la biblioteca por placer y por qué no la computadora se puede usar por lo mismo?.


- La biblioteca como espacio generador de una visión integral y transformadora de las TICs.
¿Las bibliotecas promueven la utilización de las TICs integradas con otras disciplinas?. Las TICs por sí solas no garantizan nada, sino que ellas se deben integrar en una cultura de la colaboración y el aprendizaje permanente. En una biblioteca orientada con estas premisas las TICs toman un rol protagónico y el libro es un soporte que acompaña y no pierde su importancia.


- La biblioteca como lugar de experimentación.
¿Cuánto promovemos los bibliotecarios y los docentes una cultura de la experimentación?. ¿Probamos servicios nuevos, corremos el riesgo de alentar a los usuarios en el aprendizaje permanente, desafiamos el sentido de lo establecido?. Ensayar, perder el miedo al fracaso. Aprendamos todos, junto, con, aportando entre todos. ¿Tanto cuesta involucrarnos e involucrar a la biblioteca en el aprendizaje?.


- La biblioteca como participante activa de proyectos relacionados a la resolución de problemas.
¿En qué medida la biblioteca actúa como participante activo en la enseñanza y aprendizaje?. ¿Cuáles son los proyectos escolar que lidera la biblioteca como espacio de construcción del conocimiento a través de las TICs?. Ir más allá de los estantes y las cuatro paredes de la biblioteca para generar conocimientos a través de las conversaciones que se generan en las redes sociales.


- La biblioteca y el aula como espacio para generar el conocimiento colaborativo y el "aprendizaje invisible" a través de las TICs.