Recomendaciones BIBLIOTIC para alumnos-enseñantes 2.0

Este 2010 empiezo con un desafío importante en mi desarrollo profesional docente en bibliotecología. Arranqué como responsable de la materia en Tecnología de la Información y la Comunicación para el tercer y último año. Mi idea de arranque es comenzar el camino a través de la plataforma virtual Moodle del "Instituto Mignone"  hacia los caminos 2.0 para que los alumnos de bibliotecología construyan su identidad profesional en la cultura digital y sean líderes y protagonistas de proyectos digitales en las instituciones que les toque trabajar.

Esta es mi intención por lo menos de arranque, que después iremos a configurar con el correr de las clases, pero este es mi objetivo guía. Y profundizar en la gestión de información en la Web Social o la Web 2.0 es la plataforma de despegue para desarrollar las habilidades digitales para profesionales de la información.

Como primer acercamiento realicé una serie de "tips" para tener en cuenta en el desarrollo de la materia:

Reto para afrontar este último año en materia bibliotecnológica

Estamos en el último año de la carrera de bibliotecología y ya comenzado el siglo XXI. Las tecnologías de la información y la comunicación forman parte de la vida cotidiana de todos. Y ya que la información digital estalla a cada segundo, para cualquier bibliotecario hoy en día es primordial el uso de la tecnología. Somos profesionales de la información. Somos especialistas en su procesamiento, almacenamiento y difusión. Por lo tanto, es necesario desarrollar competencias digitales en esos tres sentidos.

Quiero comenzar con algunas ideas para que no pierdan el rumbo durante el año. Les dejo unas claves para afrontar el reto de la cultura digital durante la cursadad de la materia.

Amigarse de la tecnología (es más hasta diría convertirse en amantes de ella)
Uno de los fines de la materia es que ustedes se apropien de las tecnologías, que sean parte de su vida profesional y personal. Conviertan estas tecnoloías en parte de su mundo. Puesto que el enriquecimiento es permanente y a parte lo que aprendemos hoy va a quedar obsoleto...ayer.

No dejar de aprender nunca
Desarrollar competencias en aprendizaje permanente. Esto es un camino de ida. Todos los días aparecen nuevas aplicaciones en la web y es inagotable la web como cantera de recursos de todo tipo. No se olviden que los bibliotecarios debemos saber un poco de todo. El reto es aprender constantemente todos los días sobre lo digital y siempre pensando en...los usuarios.

Ser docentes y alumnos 2.0
Esta idea se conecta con la anterior. Nosotros como bibliotecarios más de una vez nos tocará realizar alfabetización digital. Es decir, que tendremos que ser docentes en esto de la tecnología. Nos puede tocar enseñar a un grupo de alumnos a manejar un procesador de textos o a cómo buscar información en internet de manera eficiente. E incluso a propios compañeros en la utilización de un software determinado. El rol de alfabetizador en estas tecnologías que nos permite la web social es un rasgo que los bibliotecarios debemos colocarnos como líderes. Por eso tampoco debemos dejar de aprender en la red. En Internet, los usuarios (algunos nativos digitales) son los propios profesores o maestros nuestros. El biliotecario como docente y alumno, en relación a la tecnología, es un rol que se van a complementar y nos defininirá en esta nueva era.

No olvidar que el centro de todos nuestras acciones es el usuario y no la tecnología
Quizás en esta materia nos volvamos un poco (demasiado a veces) tecnológicos y un poco informáticos. Pero lo importante no es la tecnología en sí, sino el uso y la aplicación que le podamos dar en las bibliotecas que nos puedan tocar trabajar. El fin de nuestra tarea como profesionales de la bibliotca es el usuario y todas las tecnologías deberían rondar alrededor de él.

Animarse a probar y curiosear: la experimentación y la creatividad como forma de trabajo profesional
Este es una de las ideas claves. Lo nuevo probarlo, tocar, explotarlo hasta las últimas consecuencias. Y después fijarse que utilidad le podemos dar a una herramienta. Sino me sale algo consulto en la propia Internet o a un amigo o conocido que tenga idea. Incluso se les puede ocurrir utilidades que exceden a lo visto en este curso. Vale, háganlo.

Entonces, cuando se reciban aparecerán desarrollos tecnológicos nuevos con aplicaciones impensadas para nosotros. Por eso, la última unidad, que será de índole virtual, les prepararé una serie de textos sobre tendencias tic en bibliotecología a medida que vaya apareciendo temas en la red: ereader, ebooks, formatos, realidad aumentada, web móvil y otras cuestiones que puedan estar saliendo en la web sobre tecnología de última generación aplicada a bibliotecas.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Listado de blogs de bibliotecarios iberoamericanos

Replanteo del bibliotecario tradicional ante la educación 2.0