Modelo 1 a 2: un alumno, dos dispositivos: una reflexión


No es la primer vez que vuelvo nuevamente al "modelo 1 a 1" en una secundaria. Puesto que el 1 a 1 ya existe desde que los teléfonos celulares entraron al aula y nadie los puede sacar de la extensión del cuerpo de mis alumnos. En realidad ahora sería "modelo 1 a 2": un alumno por dos dispositivos. Un alumno = una netbook, un teléfono móvil con acceso a internet. Esto es por suerte para mí y más para mis alumnos puesto que ellos no podrían consultar a la red para mi materia u otras, quiero creer. 

Vuelvo en este blog a las temáticas tecnoeducativas a nivel secundario después de un largo desvío hacia mi otra pasión: las bibliotecas. Aclaro que escribo este texto desde mi punto de vista y mi experiencia particular sobre los que sigue siendo el "Conectar Igualdad". Mi idea no es generalizar, es solo una visión muy particular. 

En esta  escuela que finalmente llegaron las "net" en este 2014, conozco la lucha y tesón de años de la directora para lograr que llegaran. Mientras tanto, la "dire" con tan buen sentido común, mientras tanto gestionó que la escuela tuviese "wifi" en su establecimiento (conozco pocos directivos con tanta firmeza por lo digital). Así que ahora los alumnos ya están acostumbrados a entrar a Internet desde el aula (horror para algunos colegas). Les cuento que mis alumnos ya se acostumbraron, dejó de ser una novedad y ya necesitamos el wifi para todas las clases conmigo. Por ejemplo algunas veces les subo material a un grupo de facebook en la misma clase para que vean los recursos que quiero mostrarles.

De todas maneras, la llegada de las "net" para muchos alumnos es la primera vez que van a tener una computadora para ellos... si dejamos de lado el teléfono móvil o celular. Es que la "compu", como les dicen, no es su dispositivo preferido para relacionarse con la tecnología. En mis clases la "net" es un elemento más, junto al teléfono, por lo menos las trato de utilizar con fines pedagógicos pero con todas las tecnologías disponibles por ellos y por mí. Más de una vez les presto mi notebook y tablets personales. 

Como docente en el accionar pedagógico no  tengo preferencias por un dispositivo, sea la "note", la "net", un "celular", una "tablet" o una carpeta de hojas, muy al contrario del tecno-optimismo del ministro Sileoni  que he leído, y escuchado por allí. Además, otros como Diego Bossio, que ponderan la política de distribución de un dispositivo específico como si fuese algo mágico y revolucionario en el sistema educativo

Los que trabajamos en el aula día a día, sabemos que llenar de computadoras portátiles (y menos sin conectividad a Internet) no transforma el acto educativo en clases mágicas que hicieran espontáneamente de los alumnos ciudadanos críticos, justos y que las escuelas sean otra cosa mejor de los que era hace años. El espacio educativo todavía sigue siendo tan retrógrado como años atrás y reacio a los cambios.

Si bien es cierto que la integración de las TIC en el aula es una oportunidad que todavía tenemos para transformar nuestras prácticas aúlicas, pero sin Internet en las escuelas, quedamos en la Edad de Piedra de las TIC. No quiero alumnos que usen la netbook solamente como procesador de texto y en modo local, quiero que aprendan de verdad trabajo colaborativo en línea y tengan acceso y sepan seleccionar entre millones de recursos digitales que ofrece la web. Quiero enseñarles a filtrar y buscar información en el caos informacional a través del buscador Google, bases de datos y bibliotecas digitales con miles de documentos. Y explicarles sus potencialidades y limitaciones de estar en la web, pero en la web y no haciendo capturas de pantalla. En mi caso entro a Internet desde la escuela, pero gracias a gestión de la directora y a que usamos los dispositivos móviles para ello. Por eso hablo del modelo 1 a 2, que para mí el "1 a 1" que ya quedó en el pasado. 


Otras observaciones


Desde mi experiencia y observación en estos cuatro años del "Conectar Igualdad", en escuelas que ya han recibido años atrás "las máquinas", no se están usando. Es más, los alumnos no las llevan. Muchos se han cansado de tener que llevarla una y otra vez al técnico para que les arregle, y otros de no usuarlas, ya que hay cada vez más profesores que no preparan más clases para las "net". 

Sí, lo que encuentro muy productivo, positivo y alentador es que cada vez más colegas utilizan recursos de Internet e incluso las redes sociales, por ejemplo facebook, como un espacio más de las clases. El ámbito virtual ya se está convirtiendo común la enseñanza, experiencias que ahora parecen comunes y algunos tildan de innovadores, yo comencé hace seis años con mis alumnos de secundaria en ese momento. Desde esos momentos vengo comentando mis experiencias sobre el uso de la Web Social, facebook e Youtube en  la educación media. Y sin las netbooks. Me sentía un "bicho raro" educativo. 

Aquí les dejo dos de mis post de aquella época:

12/5/2009. Web 2.0 escolar: facebook como actividad de la materia "Cultura y Comunicación"
2/12/2009. "Los nativos digitales somos nosotros"

Como cierre, sigo sintiendo que necesitamos de un proyecto integral pedagógico desde la nación, provincia y a nivel distrital que incluya las TIC en educación, que no que el soporte sea el caballito de batalla, que se haga seguimiento de proyectos en cada institución. No se puede seguir poniendo las TIC delante de los proyectos pedagógicos, sino se corre el riesgo de seguir cayendo en "saco vacío" del "Conectar Igualdad".


Share/Bookmark

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Listado de blogs de bibliotecarios iberoamericanos

Replanteo del bibliotecario tradicional ante la educación 2.0