sábado, 7 de marzo de 2009

Resistencia al uso de las nuevas tecnologías en la educación



Reunión de personal en una escuela secundaria argentina. Discusión sobre la prohibición del uso del celular en el aula. Es verdad, casi no hay adolescente sin celular. Algunos aprovechan en el medio de la clase para "mensajearse". En la reunión
propongo que en vez de fijarnos de "sancionar" a los alumnos que estén comunicándose con el celular tratemos de encontrar alguna manera didáctica para que sea utilizado. Se habla del tema de la "desconcentración de los alumnos cuando están en clase y se la pasan con el celular". A mi me parece una locura esa medida, pero queda en evidencia que la medida no surgió el efecto esperado por las autoridades, desde el punto de vista que los docentes también entramos al aula con el celular. Y hasta algunos profesores hablan a través de ellos en el aula.

¿Qué hacemos los profesores para que los alumnos no se concentren?. Les trato de explicar que al atención dispersa es parte de los adolescentes de hoy. La discusión gira hacia la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación secundaria. Acordamos que en un aula no todos los alumnos tienen acceso inmediato a una PC. La escuela tampoco se lo brinda. Otra profesora dice que le quiere ofrecer otra cosa de la que tiene en la casa, pero no se da cuenta que de esa manera refuerza la brecha digital. Ella se estaba refiriendo a los libros, las clases se centran en los libros de textos como recurso central en el aula. La desigualdad educativa y social en las escuelas públicas se vislumbra.

"¿Y cómo hacemos para ingresar a las tecnologías en el aula?", me tomaron de sorpresa y les comenté mi experiencia para grabar programas de radio propios con el celular. "Pero tu materia lo permite", dijo una profesora de inglés. "A mi me gustaría que los alumnos chatearan con otros de San Francisco en Estados Unidos", agregó. "Lo podés hacer". Y ahí quedó la charla.

Emilia Ferreiro (1), experta en alfabetización, en uno de su últimos libros explica que la escuela es un lugar muy conservador y que cuestan los cambios e innovaciones. Las prácticas ritualizadas de la enseñanza tradicional son características esenciales de las aulas argentinas. Hay excepciones, claro. La repitencia en la escuela secundaria en la provincia de Buenos Aires aumenta. ¿Qué estamos haciendo mal?, nadie se pregunta en ninguna reunión. O a lo sumo se hecha la culpa al nivel educativo anterior al fracaso de los alumnos de cada nivel. O a la familia. No tengo la respuesta, pero intento algo para mejorar mis prácticas sin desconocer la realidad sociocultural de mis alumnos, y creo que las Nuevas tecnologías tienen una capacidad educativa enorme. En descubrirlas está el desafío.

Referencia:

(1) Ferreiro, Emilia (2007). Alfabetización de niños y adultos: textos escogidos.
Pátzcuaro, México: CREFAL.

2 comentarios:

Prof. Marisa Conde dijo...

Fernando, la escuela siempre tarda en incorporar la tecnología, y desaprovecha las posibilidades de utilizar herramientas que pueden permitir otro tipo de aprendizaje. Los chicos tienen el manejo tecnológico les falta el para que, nosotros debemos dotarlos de significado. Saludos Cordiales de Marisa

Mariela Alvarez dijo...

Aunque la mayoría de las personas piensa que Internet tiene más puntos negativos que positivos; en mi opinión creo que dependerá de cada persona el uso que quiera darle. Hoy en día podemos conectarnos desde la comodidad de nuestro celular y estar informados de lo que sucede alrededor del mundo. Soy estudiante en línea de la UTEL, por lo que la educación a distancia es otra gran ventaja de Internet, en su página pueden ver los beneficios de esta modalidad de estudio: http://www.utel.edu.mx/