domingo, 15 de febrero de 2009

¿Todos los materiales digitales pueden tener valor didáctico o educativo?.


Al ingresar al aula todos los elementos están contextualizados desde el currículo desde la organización del docente. Pero cuál es la diferencia, según la clase los materiales escolares “pueden ser definidos como los textos en diversos soportes que se utilizan en las prácticas de enseñanza con el fin de ampliar las fuentes de información, las actividades o formas de presentar los temas que se quieren trabajar”. En cambio, el material didáctico habría una intencionalidad en la producción y en el diseño totalmente adecuado al currículo educativo. Aunque no es fácil la frontera, como se reconoce en el texto de la clase, podríamos decir que lo que es pensado para el aula con finalidad educativa es un recurso didáctico, y es educativo cuando no fue pensado exclusivamente para ello. En todo caso como que la interxtualidad es muy explícita en los materiales didácticos, podemos decir que también son materiales de referencia. La construcción discursiva de los dos tipos de materiales implican una semiótica multimodal (Williamson, Rodney: 2005), puesto que implica una conjunción de discursos en circulación plasmados en una cristalización material textual. Por ello, tanto un material educativo ingresa con un discurso recontextualizado o resemantizado en el aula escolar. Esta diferencia conceptual entre los dos tipos de materiales me parece interesante para reflexionar, pero no acuerdo con que el solo de hecho de la producción marca la diferencia, sino que está básicamente en la contextualización áulica.

En cuanto a las dimensiones analíticas de los materiales en la sesión se cuenta con estratos que son: discurso, diseño, producción, circulación. En cuanto, el Gutiérrez Martín hace referencia a las dimensiones técnicas, diseño, didáctica e ideológica. Estas categorías presentan semejanzas, ellas en la forma son similares al contar el diseño repetidos, pero en las categorías de la sesión el elemento discurso podríamos relacionarlo con didáctica. De cualquier forma, lo ideológico es un elemento que se coloca en el análisis como la dimensión más crítica. En cuanto a las categorías de la sesión lo podemos encontrar este trasfondo en la etapa de la circulación, ya que es allí donde los receptores pueden encontrar marcas discursivas ideológicas. La contextualización áulica de los materiales educativos y didácticos tienen que ir hacia la dimensión ideológica.

Por ello uno de los aspectos tratados en el texto de Gutiérrez Marin es propiciar la interactividad o interacción entre los alumnos, profesores y el material. Desentrañar el entramado ideológico que subyace en la comunicación discursiva multimodal. Ante ello agrego que es allí donde focalizo la labor didáctica. No importa en sí mismo el material, sino que el alumno recobre la dimensión ideológica e histórica de la tecnología.

No hay comentarios.: