Impotencia de los intermediarios: urgente replanteo de la biblioteca y el bibliotecario escolar

http://franciscofalconi.files.wordpress.com/2011/04/biblioteca-escolar.jpg

Comencemos con una cita de Fernández Enguita y después una reflexión que me surgió:

"(...) No hay acuerdo sobre si los alumnos actuales leen más o menos que los de antes, entre otras razones porque la definición de lectura comprende desde un tweet hasta "A la recherche du tempsperdu", pero no hay duda de que lo que se lee no es ya lo mismo, ni menos aún de la pérdida de centralidad del libro para los adolescentes. Una consecuencia de esto es que una proporción en aumento de lo que llega a sus ojos no ha pasado por el doble filtro del editor y el bibliotecario, por no hablar ya del profesor. La biblioteca escolar ofrecía ciertas garantías de calidad (a cargo del editor), idoneidad (a cargo del bibliotecario) y oportunidad (a cargo del profesor). Ahora la internet permite a cualquiera convertirse en editor de sí mismo vía libros, páginas web, blogs, etc. y pone a todos en igualdad de condiciones iniciales. Indudablemente, esto la llena de material sin valor alguno, en lo que cabe considerar el triunfo y el culto del aficionado (Keen, 2008). En este como en otros terrenos (también en el periodismo, en la política, en la cultura) la red elimina o torna impotentes a los intermediarios. Especialmente, cabría decir, a los intermediarios con poca capacidad propia de intermediación, a saber, a los que sólo poseían una autoridad institucional. Pero también vale interpretar que simplemente se ha invertido el orden en el proceso de asignación de valor: de filtrar primero y publicar después, a publicar primero y filtrar después (Shirky, 2008). Más en general, pasamos de filtrar para difundir (lo que, mejor o peor, hacían los intermediarios, entre ellos los editores, los bibliotecarios, las autoridades educativas, los profesores...), a que primero se difunda y luego se filtre, pero esto deberá ser hecho ya por los usuarios finales. Ya no basta, pues, con que el profesor administre el acceso a la cultura, protegido si lo prefiere por la seguridad del programa y el libro de texto, sino que ahora debe acompañar al alumno a través de su diversidad para enseñarle a distinguir, a elegir, a acertar".

Mariano Fernández Enguita: El aprendizaje difuso y el declive de la institución escolar. [RASE vol. 6, núm. 2: 150-167]

REFLEXIÓN


La cita de Fernández Enguita me lleva a pensar sobre lo que todavía encuentro que la biblioteca y el bibliotecario escolar muchas veces siguen anclados en la pasión por la lectura "literaria" y el material impreso. Como si Internet no hubiese aparecido en el horizonte. La biblioteca y el bibliotecario escolar deberían dejar su rol intermediario, para metamorfosearse en filtradores de la información, y conectores de relaciones sociales con sus usuarios con la información en todo formato.  

Incluso las políticas del Ministerio de Educación de Argentina continúa basándose en desarrollar colecciones bibliográficas de material impreso, dejando de lado la gran cantidad de posibilidades de trabajar con textos digitales. El negocio es grande y los libros que llegan a las bibliotecas muchas veces quedan en los estantes de las bibliotecas. Insisto, se deja de lado la posibilidad de desarrollar colecciones digitales para ofrecerles a los alumnos. Y el bibliotecario escolar si tiene oportunidad de formarse caen en cursos o talleres basado en gran parte en la visión de las actividades de promoción de lectura tradicional o la biblioteca física.

El mundo de la lectura y sus soportes están cambiando, necesitamos bibliotecas y bibliotecarios que metan mano en el barro de la información digital, y sean líderes digitales de sus comunidades de usuarios. Salir de rol intermediario va a costar. Imaginemos otras posibilidades en este siglo XXI.

Share/Bookmark

Comentarios

Muy interesante la postura, todavía estamos en un período de transición entre los documentos en papel y los digitales. Sin embargo,estamos leyendo todo el día en formato digital. Es muy importante la formación de los futuros bibliotecarios escolares. Y tener paciencia, cambiar la cultura escolar es muy dificil, no son solo los bibliotecarios. Está la mentalidad de los padres, la postura del docente y obviamente ahí está la tarea del bibliotecario escolar. Y si, es fundamental enseñarles a los alumnos a discernir

Entradas más populares de este blog

Listado de blogs de bibliotecarios iberoamericanos

Replanteo del bibliotecario tradicional ante la educación 2.0