jueves, 7 de marzo de 2013

Llamarse o no bibliotecario: lucha simbólica al interior de una profesión en metamorfosis

Julián Marquina no descansa y nos muestra este video sobre la disputa terminológica, cuestión que tanto apasiona a varios bibliotecarios en alguna que otra lista de correo profesional. Que si un bibliotecario se encarga de la web social  o es community manager de la biblioteca.  Incluso si corresponde que un bibliotecario se haga responsable de esta actividad. O que si "content curator" es un bibliotecario. 





No me imagino a un médico discutiendo sobre su denominación, ni siquiera un docente o profesor. ¿Será que esas disciplinas se adaptaron de alguna manera al avance tecnológico y las demandas de nuevos perfiles profesionales?. Quizás los que sí también están atravesando un cimbronazo en sus bases paradigmáticas muy fuertes es el mundo de las profesiones en el ámbito del periodismo y los medios masivos. Puesto que la información ante lo digital se transforma vertiginosamente y cambian y aparecen nuevas necesidades profesionales.

Pero tratando de pensar más allá, la lucha del lenguaje es la lucha simbólica por el poder, lo digo parafraseando a Bordieu, donde un campo profesional se escuda para proteger sus campos de poder simbólicos y puestos reales profesionales basados  en esa denominación tradicional en este caso bibliotecaria. El miedo de tantos es a desaparecer en el campo simbólico, aplastados por la "novedad". Es cierto que dejar de nombrar a los bibliotecarios "como tales" (?) el riesgo es a invisibilizarnos como profesión (?). Pero de a poco somos testigos, y más, los que nos movemos prácticamente en ambientes digitales sabemos que algo sigue cambiando en las bases del tratamiento de la información más allá de las denominaciones. Por eso las defensas simbólicas y a veces corporativas, suenan de una nostalgia muy profunda por lo que fuimos (me hace sonar a los tangos argentinos), de posicionarnos en otro paradigma (?).  

Años anteriores ocasiones escuché y leí sobre el "infonomista", el "gestor de la información" y tantas otras denominaciones que no pudieron contra el denominador "bibliotecario" que parece que sigue teniendo peso simbólico también en la vida de la cibercultura. Pero en la práctica no es real. El "bibliotecario" no pesa en los nuevos perfiles profesionales tecnológicos. No tiene relevancia. Reitero: en algunos casos se sigue llamando así por una especie de nostalgia y "homenaje" a una tradición de muchos años. No por lo que trae aparejado de novedoso.

Es que "biblioteca" tiene una carga de significación milenaria y en ocasiones uno atraviesa un momento de duda de su real significación en entornos digitales. Ya que "libros" en su sentido tradicional difiere a lo que se suele pensar en su materialidad en lo digital, que se caracteriza al contrario por la inmaterialidad y desfase de su soporte.

El imaginario social de "biblioteca" todavía sigue siendo significativo como "lugar con libros impreso" y la "cultura enciclopedista".  Y el bibliotecario visualizado como "el encargado de la biblioteca". Por eso cuando se trata de llevar al mundo digital categorías del mundo presencial para justificar el sentido de la biblioteca en entornos digitales los argumentos hablan de una idea de otro siglo. La realidad es que no estallan las propuestas para los perfiles laborales mejores pagos e interesantes en el sector tecnológico con denominaciones "bibliotecario". Entonces, ¿el quehacer tradicional simbólico es el que nos necesita?. Para mí la denominación "biblioteca" y "bibliotecario" seguirán teniendo sentido durante varios años por el peso que todavía tiene nuestra cultura con lo textual e impreso.

Share/Bookmark

1 comentario:

Roberto Ronconi dijo...

Nuestro ambito de actuación es amplio. Yo pienso que la denominación general será por mucho mas tiempo "bibliotecario". Por otra parte, dependiendo de el rol que ocupe, las tareas que desempeñe o de sus competencias se llamará Commutiny Manager, referencista, etc...para una clasificacion recomiendo también
--- Merlo-Vega, José-Antonio La profesión de archivos, bibliotecas y centros de documentación : ¿Dónde estamos? ¿Dónde tenemos que estar? Las claves de la visibilidad y algunas ideas para querernos., 2006 . In La profesión de archivos, bibliotecas y centros de documentación, Bilbao (Spain), 21 septiembre 2006. http://eprints.rclis.org/8144/