lunes, 11 de agosto de 2008

EDUCACIÓN E INTERNET : ¿LA PRÓXIMA REVOLUCIÓN?


Les presento este libro que he leído estos meses de vacaciones para compartir entre todos. Internet es el lugar dónde la educacación está en juego como el soporte dónde se pueden manifestar acciones pedagógicas innovadoras. Pero, esto, en alguna medida una ilusión. Pensar que la tecnología por sí sola genera cambios y transformaciones en el accionar pedagógico es una creencia sin fundamento. Cómo hemos visto en las clases de la diplomatura, y más en el último módulo de EATIC, la tecnología en la educación se da en un marco contextual pedagógico. La tecnología acompaña y se enmarca en ese cuadro curricular. De esta manera, Brunner problematiza las visiones hiperoptimistas de estos cambios generados a partir de la introducción de las nuevas tecnologías en la enseñanza desde un punto de vista contextual latinoamericano.

En el comienzo del texto, Brunner dice que “la educación vive un tiempo revolucionario, cargado por lo mismo de esperanzas e incertidumbres. Donde esto se manifiesta con mayor claridad es en el acercamiento de la educación a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC)”.

También, como visión novedosa, analiza las “bases tecnológicas de la producción educacional”. Todo fenómeno educativo es tecnológico, desde un punto de vista de la instrumentación de la educación. Por eso, aclara que
  • “Es sorprendente por tanto que los sistemas educacionales no sean abordados habitualmente como sistemas de producción y, en consecuencia, como sistemas tecnológicamente fundados”.
  • "En vez de identificar tecnología puramente con herramientas y máquinas, queremos ampliar su noción hacia el espacio de las técnicas mediante las cuales se estructura la vida social, tanto en el plano de la economía, la política, y el gobierno, como en el de las relaciones humanas, la cultura y las más refinadas expresiones espirituales. En último término, a ella responde la educación, , sea para dar de sí sus propios procesos o para satisfacer los requerimientos que la sociedad pone”.

O sea, que por más tecnología que pongamos en las aulas, en nuestras actividades pedagógicas, y llenemos las aulas de palm o lo que sea, la innovación pasa off-line, fuera de las pantallas.

  • “Al final lo que importa son las innovaciones y no las tecnologías; aquellas representan el cambio de manera de enseñar y aprender, mientras que éstas proporcionan solamente los medios y el nuevo contexto para dichos procesos”.

Brunner, José Joaquín. Educación e internet : ¿la próxima revolución?. Santiago de Chile : Fondo de Cultura Económica , 2004.

domingo, 10 de agosto de 2008

NTIC, PODER Y BIBLIOTECAS


En mi otra tarea como bibliotecario, me dedico a la atención al público, la PC conectada a internet es una herramienta esencial. La utilizo para buscar información, como artículos de revista, como material de referencia, como fuente de información para investigar sobre inquietudes profesionales y personales y asesorar a los usuarios que atiendo para servirle en su necesidad de información. Sin embargo, dentro de mi organización se utiliza la computadora como un símbolo de poder. Por ejemplo, hasta hace unos días en mi sector no había PC porque mis directivos consideran a esta tecnología como un elemento de distracción. De todas maneras en otras ocasiones manifiestan la importancia de las NTIC, pero la organización sigue siendo un entorno burocrático y desconfiante del desarrollo tecnológico, hay un miedo al cambio que pueden producir. El miedo está en las personas, y no en relación con las nuevas tecnologías. Pero las herramientas tecnológicas no se utilizan para generar conocimiento. Las bibliotecas históricamente se han delineado como centros de conocimiento y de poder. Hoy la información se ha descentralizado, con el acceso a la información desde el ordenador en la habitación del hogar. Las bibliotecas han perdido el lugar sagrado de la información. Podemos decir que ha cambiado. Las bibliotecas se han orientado hacia espacios de aprendizaje. La relación de la biblioteca y nuevas tecnologías y educación es un cruce que hace que el rol de los bibliotecarios y la biblioteca cambien drásticamente. Las bibliotecas del futuro y del presente orientan sus servicios a estas nuevas tecnologías.

ESCUELA Y RESISTENCIA



En cuanto mi ámbito de trabajo educativo utilizo herramientas tecnológicas que han modificado y modifican parte de mi actividad. Como docente de la materia del área de comunicación, por ejemplo, utilizamos las PC conectadas a internet para que los alumnos armen blogs de periodismo. Se reúnen en grupo y eligen el formato, las notas que escriben, respetando las consignas de la materia. Como expresa Gros, el cambio se tiene que dar desde adentro y desde la estructura de la escuela. Esta tarea, por ejemplo la implementé después de hacer un curso de weblog. La sala de informática centraliza las computadoras de la escuela, menos la de la biblioteca, donde alumnos del curso van a utilizarla para buscar información. Es decir, en esta primera etapa estamos en la parte primaria. Todavía nos falta desarrollar para llegar a los entornos colaborativos y desarrollo de comunidades de aprendizaje.

Aunque en el texto de Gros se muestra que la búsqueda de información es una tarea de la vieja escuela, y no la del siglo XXI, me animo a disentir. La biblioteca y el desarrollo de habilidades para la alfabetización información sigue siendo un pilar importante para tener altos rendimientos académicos. EL caos informacional es tan grande que hay que enseñar técnicas de lectura y comprensión de texto, en formato libros y en pantalla. Con muchos profesores compañeros vemos que cuando le damos un trabajo práctico para realizar la mayoría no saben buscar información pertinente y construir conocimiento. Para mí, esto se enseña con y más allá de las nuevas tecnologías. La comprensión para la construcción del conocimiento no se da con las nuevas tecnologías, sino que está por fuera de las aulas. El mundo de la complejidad que nos habla Morin, está al alcance de la mano y explota en cada encuentro social. La escuela no puede estar al margen de esta sensibilización ética del conocimiento complejo. Las nuevas tecnologísa tendrían que estar incorporadas a la cotidianeidad de la institución. Pero la tecnología no resuelve los problemas de organización por sí solo. Tiene que haber un cambio de paradigma en las organizaciones educativas, que siguen siendo verticalistas, y rígidas, con cambios lentos.

Esta idea de la complejidad para abordar el mundo pedagógico y no tanto, permite que nos acerquemos a las nuevas tecnologías no como modas culturales, sino como desafíos para construir sentido y conocimiento éticamente válido.